02 abril, 2019

El Macaron consiste en una galleta hecha de clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar, crujiente por fuera y blando por dentro, tradicional de la Gastronomía francesa e italiana.

Aunque no esté muy claro el origen exacto de este particular dulce parece ser que surgió durante el Renacimiento, cuando la reina Catalina de Médici ofreció los macarons a todos los invitados de la boda del duque de Joyeuse en París el año 1581.

En el País Vasco francés, el macaron apareció en San Juan de Luz gracias al pastelero Adam, que trabajó con maestría la pasta de almendras, el azúcar y la clara de huevo. Con motivo de la boda de Luis XIV con la infanta de España María Teresa de Austria, se los ofreció al joven rey. A éste le encantaron y no tardó en propagarse su éxito inmediato en toda la corte.

Aún así hay algunos textos que recogen una receta parecida extendida con el nombre de ghouryebao ghirba en la región de Marrakech en época del sultán almorávide Yusug ibn Tasufin. La misma receta aparece en Siria en el siglo XV bajo el nombre de louzieh.

En sus principios este dulce constaba de una única cara y según la leyenda, fueron los franceses quienes le dieron la forma que conocemos actualmente.

En la década de 1830 ya se servían de dos en dos con un relleno de mermeladas, licores y especias. El macaron popular en la actualidad es el macaron Gerbert, creado en los años 1880 en el barrio parisino de Belleville. Se expandió al público mediante el salón de té Pons del Barrio Latino de París y la famosa casa Ladurée, que aún existe y que a mediados del siglo XX les dio un tono u otro de color según su sabor. Esta fue la pastelería que inventó el macaron tal y como lo conocemos actualmente. También fue la responsable de crear los “macarons del tiempo’’ para referirse a aquellos que están a la venta durante tres meses.

Actualmente, los macarons franceses se exportan y elaboran en todo el mundo y suelen ser aromatizados con vainilla, chocolate, pistachos, avellanas y fresas. Aunque esto sea lo más tradicional, es corriente que cada una de las pastelerías especializadas ensayen e innoven constantemente con aromas y sabores distintos, tanto en la masa como en el relleno del macaron; canela, azafrán, limón… ¡y mucho más!

 Quizás te interesen también estos artículos:

 

 

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply