15 marzo, 2019

ciempies christian escriba

Christian Escribà describe su profesión de pastelero como la de un trapecista ya que ambas profesiones se rigen por tres ejes: técnica, riesgo y espectáculo.

Para elaborar pasteles, tartas y dulces es necesario conocer y dominar la técnica. Para innovar es necesario arriesgar (esto significa que hay que asumir que puede haber fracaso pero que en el fondo siempre es un aprendizaje) y, tal como lo entiende Escribà, hay que ofrecer espectáculo. Para el repostero ser pastelero es ofrecer momentos de felicidad.

Si alguien es como es, es por su historia de vida y su entorno. Christian Escribà es la cuarta generación de pasteleros de Barcelona siendo su bisabuelo quien abrió la tienda (que en un primer momento fue panadería) en 1820. Más tarde, buscando innovar y ampliar la oferta en su panadería, su abuelo decidió elaborar un dulce llamado “pastisset de Tortosa”, un pastelito que sus abuelos solían comer en el pueblo –este pastelito aún se puede comprar y degustar en la Pastelería Escribà–y a partir de aquí el negocio empezó a transicionar hasta convertirse en una pastelería.

Photo Author George Terezakis Pasteleria Escriba

George Terezakis via Fllickr

Si existe el gen de la creatividad e ingenio, los Escribà seguro que lo tienen

Una noche muy fría de reyes el abuelo de Christian Escribà vio que la gente no acudía a comprar el roscón de Reyes. Para animar a la gente y llamar la atención, decidió colocar una campana y pidió a las trabajadoras que la hicieran sonar. Hoy en día, diríamos que fue una ingeniosa y creativa acción de marketing. El ingenio y atrevimiento de los Escribà ya se podía intuir entonces.

Antonio Escribà, padre de Christian

Todos tenemos referentes y para Christian es su padre, Antonio Escribà. Él fue quien dio un gran empujón al negocio. Su hijo lo describe como un buen empresario, un buen padre, un buen jefe, una persona creativa y divertida, y como él mismo Antonio se describe un “tartista” (fusión entre tartero y artista). Ferran Adrià acudía a la pastelería para escuchar su filosofía en relación a la pastelería.

VIVIR en un mundo de sueños para CREAR mundos de ensueño

Christian Escribà se describe a sí mismo como un exagerado y un poco loco. Para este pastelero no hay nada imposible: “dame tiempo y presupuesto y te hago lo sea”, asegura. Escribà vive su pasión de manera total, creó incluso un showroom de pasteles en el piso donde vivía de pequeño, lo transformó en un pastel: “haremos como si viviésemos dentro de un pastel”, y así lo hizo. En ese lugar mágico se pueden ver grandes creaciones y uno se adentra en un mundo onírico y surrealista.

Si quieres aprender a crear mundos mágicos y a sacar el máximo partido a tu creatividad aplicada a la repostería, no te pierdas su curso “Macarons: técnica y fantasía con Christian Escribà”.

Recetas del curo “Macarons: magía y fantasía con Christian Escribà”

Quizás te interesen también estos artículos:

 

 

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply