13 noviembre, 2017

la exquisitez del postre

Un menú es una consecución de platos gastronómicamente pensados tanto a nivel en particular con a nivel global, que tienen en cuenta las elaboraciones que les preceden y las que siguen, por eso en un menú cada plato es único pero forma parte de un indivisible conjunto.

En ese sentido, hay que tener en cuenta cada plato porqué cada uno va transferir una experiencia al comensal, la dificultad de buen menú es poder crear un equilibrio de fuerzas y predominancia únicas individualmente pero que se integren en un todo. El chef que quiere ofrecer una experiencia excelente cuidará hasta el último detalle y este detalle es el postre.

Un ejemplo para ver diferentes tipos de postre que se pueden crear queriendo dotar de identidad propia cada uno de ellos son los postres que elabora el chef Miquel Guarro en el curso El arte del postre en plato.

Ingredientes habituales e ingredientes poco habituales

El chef propone cuatro postres, algunos con ingredientes que habitualmente encontramos en postres y otros ingredientes que no son tan comunes en España, por ejemplo, sésamo, albahaca, jengibre u oro comestible.

La sal puede ser lo que marque la diferencia

Es el ingrediente favorito de Miquel Guarro. Se suele pensar que el postre tiene que ser dulce y por lo tanto se olvida el uso de la sal ¡Un error! Ya que en su justa medida puede usarse como un potenciador de sabor natural, también para dulces.

Multipilicidad de texturas

Las texturas son un elemento fundamental en la percepción de un postre, más allá de su sabor. Un postre, como cualquier plato, tiene la capacidad de aglutinar varias texturas para ofrecer una experiencia exquisita, bocado a bocado, sorpresa a sorpresa. Un ejemplo de las diferentes texturas que se puede crear con un solo ingrediente es el postre de  yogur con cassís, donde Miquel Guarro consigue crear con el yogurt griego una espuma y un helado.

Tematización e historia

Con un poco de creatividad y habilidad repostera, también se puede contar una historia. El nombre será clave para activar en el comensal su imaginario al cual el chef querrá evocarlos. Es el caso del postre de Miquel Guarro “Mina de Oro”, donde mezcla oro y cinco chocolates distintos o el postre de Nandu Jubany “Vamos a buscar la trufa” donde recrea un bosque donde todo es comestible.

Para saber como elabora los cursos Miquel Guarro, puedes adquir el curso El Arte del Postre en el Plato de Creative Signatures.

Quizás te interesen también estos artículos: