19 febrero, 2015

Wine Creative Signatures Meritxell Falgueras

El vino principalmente se tiene que decantar para poder degustarlo mejor. Decantar un vino significa mover el líquido de un recipiente a otro, conocido como decantador, para remover los sedimentos e imperfecciones. Aunque éstos formen parte del vino, al tener un gusto amargo no es agradable encontrarlos en la copa.

La decantación también permite la oxigenación del vino, ya que al decantarlo, los aromas de encierro de un vino que lleva mucho tiempo embotellado desaparecen. Como se trata de un organismo vivo, las características sensoriales de éste mejoran con el oxígeno después de abrir la botella, aparecen sus aromas específicos que muchas veces están escondidos por el tiempo que la botella lleva encerrada. Es por este motivo que muchas veces las últimas copas de la botella saben mucho mejor que la primera, porque el vino ya está oxigenado. Además, será importante haber conservado correctamente el vino para mantener todas sus propiedades intactas.

Muchas veces habremos visto a personas removiendo el vino dentro de su copa, lo hacen para decantarlo, aunque éste método no es tan efectivo como decantar el vino a otro recipiente. También hay que tener en cuenta que con demasiado oxígeno el vino empieza a evolucionar a peor, desfavoreciendo su gusto, después de unos días abierto, aunque una leve aportación de oxígeno durante la fermentación de las uvas puede ayudar a cambiar la calidad y el color final del vino.

Diferencias entre decantar un vino joven y uno viejo

Para decantar un vino joven solo tenemos que abrir la botella y vaciarla dentro del decantador, pero para un vino viejo se tiene que abrir la botella y vaciarla muy lentamente, observando que con la luz (normalmente con la de una vela) que los sedimentos se queden en el cuello de la botella y no caigan en el decantador. El resultado será un vino exquisito sin sabores amargos por las imperfecciones.

No basta con abrir las botellas con antelación para conseguir que se oxigenen, ya que la física nos ha demostrado que, en el cuello de la botella, no hay suficiente espacio para la oxigenación. La mejor manera de hacerlo es decantarlo en otro recipiente de vidrio.

Nuestra experta en vinos, Meritxell Falgueras, recomienda que los vinos tintos, ya sean jóvenes o viejos, se tienen que decantar mínimo 60 minutos antes de degustar el vino. Antes de la decantación es aconsejable que la botella permanezca 24h en forma vertical para así asegurarnos que los sedimentos estén en el fondo de la botella. Para poder ralentizar este proceso tenemos que poner el corcho de nuevo una vez hayamos acabado de servir el vino, aun así, el sabor no aguantará más de 3 días.

Creative Signatures te ayudará a mejorar en el mundo de la viticultura de la mano de Meritxell Falgueras con su curso online de Iniciación a la Cata.

 

Fuente imagen: Flickr

 

This Post Has 1 Comment

  1. Moises Martinez dice:

    ES MUY INTERESANTE ESTAS DEFINICIONES SOBRE LOS VINOS YO HE SABOREADO DURANTE MUCHOS AÑOS EL VINO PERO NUNCA NUNCA DECANTANDOLO VOY AA COMENZAR CON ESA LABOR PARA SABOREARLO Y VER LA DIFERENCIA ENTRE UN VINO JOVEN Y UNO AÑEJADO EN ROBLE QUE YA ME LO ESTOY SABOREANDO GRACIAS POR PONER A MI ALCANCE SU EXPERIENCIA

Leave A Reply